¿Te has preocupado por algo en algún momento de tu vida? ¿Sueles dar muchas vueltas pensando en las consecuencias, causas y el porqué? ¿Quieres saber qué hacer para dejar de pensar en algo? Al estar triste es normal intentar analizar una situación que genera malestar para poder darle una solución inmediata.

No obstante, en los últimos 20 años los estudios han determinado todo lo contrario. El pensar en algo tiene resultados que repercuten directamente en el estado de ánimo de la persona, si no lo has notado el ánimo suele empeorar ya que los pensamientos y sentimientos comienzan a volverse cada es más negativos, esto empeora la manera de encontrar una solución al problema que lo está causando, y se pierde el entusiasmo por resolverlo. En realidad, al pensar demasiado en algo solo logra conseguir una perspectiva distorsionada y negativa en la vida.

Si eres de las personas que suele pensar demasiado en algo, el objetivo principal es desarrollar la habilidad para detener los pensamientos obsesivos, interpretarlos y reemplazarlos por pensamientos positivos o constructivos relacionados con la realidad. Las personas más felices son aquellas que pueden evadir los pensamientos desagradables y concentrarse en actividades que distraen la mente para alejarse de las reflexiones sombrías. Sin embargo, las personas que tienen dificultad para dejar ir la información negativa, suelen ser infelices, ya que dependen directamente de pensamientos negativos y cualquier situación puede lograr que se sientan mal consigo mismo.

¿Cómo dejar de pensar demasiado en algo?

Se trata de una difícil tarea, lo ideal es no realizarlo, porque una vez que comienzas, se hace cada vez más intensa la sensación de tratar de resolver el problema de inmediato. Entonces, lo primero que se debe realizar es dejar de pensar demasiado en algo, para ello existen cinco (5) estrategias efectivas que pueden ayudar al momento:

Distraerse

Realizar cualquier actividad que sea interesante es muy efectivo. Lo mejor es realizar actividades que sean de tu agrado y mejoren tú estado de ánimo, divertido, curioso, hasta orgulloso.

Emplear la Técnica de detener el pensamiento

Esta técnica consiste en aplicarse de manera individual ¡Basta!, repitiendo esta orden cada vez que te des cuenta que has vuelvo a pensar demasiado, así dejaras de pensar al instante en ello. Se debe tener la habilidad para detectar el momento en el que se ha comenzado a pensar demasiado en algo, las emociones son alertas para detectar este comportamiento por lo que se les debe prestar atención. Luego, te debes dar la orden de detenerse y reemplazar la atención a cualquier otra actividad que te permita distraerte.

Emplea los 30 minutos

La tercera técnica consiste en emplear 30 minutos diariamente para pensar en exceso. Sí, solo emplea un determinado momento del día para pensar en los problemas, con un tiempo muy específico, luego no lo podrás realizar por el resto del día. Si los pensamientos de preocupación se presentan en un momento que no está contemplado dentro de los 30 minutos, esta deberá ser pospuesta hasta la hora acordada. La idea de esta técnica es que estos 30 minutos sean una herramienta para saber cómo dejar de pensar en algo. Normalmente con esta técnica se vuelve forzado pensar en los problemas durante esos 30 minutos o nunca los recuerdes durante el día.

Hablar con una amistad

Si cuentas con una persona de confianza que te ayuda a relajarte y te otorga consejos es buena opción. Se tiene que tratar de una amistad capaz de pensar de manera objetiva y no hacer que te sientas peor. Por otro lado, no debes abusar de esta técnica ya que puede terminar cansando a la otra persona.

Escribir las preocupaciones

Realizar esto ayuda a organizar las ideas y encontrar el sentido a mucho de los problemas en los que pienses. Además, es fundamental comenzar a dar solución a los problemas concretos que se encuentran al alcance, de manera progresiva, no hay que esperar a que se acumulen. Si no se tiene una perspectiva adecuada sobre cómo abordar el problema, se debe elaborar una lista con alternativas y empezar por las que mejor te parezcan.

Si no te encuentras bien centrado sobre qué hacer, el pensar en una persona que admires y como esta actuaría ante la misma situación te ayudará a encontrar una posible solución. No se puede esperar el apoyo de otra persona, se trata de comenzar a resolver, cualquier opción por más pequeña que parezca será un impulso positivo para tu estado de ánimo e incrementa la confianza.

Otra manera de que hacer para dejar de pensar en algo consiste en evaluar la importancia de ese pensamiento en los próximos cinco años, hacer la interrogante sobre si será importante para ese tiempo o en menos tiempo, el responder estas interrogantes representan un impulso para superar la situación y aprender de la misma.

Anúnciate Aquí
Dirección